Consultorio: 965 125 500 - Oficinas: 965 125 501

Por una Navidad saludable

Por una Navidad saludable

NUTRICIÓN

Diseña un menú equilibrado: Planifica tus comidas para conseguir que tu menú sea equilibrado y variado: incluye frutas, verduras, hortalizas y frutos secos, que te ayudarán a realizar una digestión menos pesada y aumentarán las defensas de tu organismo. Las puedes incluir en el postre o como guarnición del plato principal.

No te pases con el alcohol: Procura consumirlo de forma moderada y durante las comidas, ya que sólo aporta calorías vacías y puede dañar el sistema digestivo y nervioso a corto plazo. Recuerda, además, que una ingesta alta produce la indeseada resaca al día siguiente…

Hidrátate:¡No te olvides del agua! Te facilitará el tránsito intestinal y hará que disminuya tu ansiedad por la comida. Procura beber entre 6-8 vasos diarios, y si lo prefieres, puedes tomar también zumos, infusiones o sopas naturales, que te mantendrán hidratado.

Evita el exceso de azúcar: A nadie le amarga un dulce, ¡pero que sea uno! No abuses de los postres navideños tradicionales. El turrón y los mazapanes los puedes combinar con fruta de temporada, como la naranja, que te aporta vitamina C y tiene efecto saciante.

 

ACTIVIDAD FÍSICA

La rutina de actividad física diaria se ve alterada en estos días de celebración, pero no hay que bajar la guardia, todavía tienes recursos para aparcar el sedentarismo. ¿Qué todavía no has comprado todos los regalos? Ponte tus zapatillas más cómodas, camina a ritmo por la ciudad, y si subes y bajas escaleras, mejor. Es un estupendo ejercicio aeróbico; además de quemar calorías y reducir la tensión sanguínea y el colesterol malo, ayuda a regular el intestino.

Y para los más animados, ¿Qué tal si patinamos sobre hielo o subimos al monte el 1 de enero?

Pequeños consejos para que tengas una NAVIDAD SALUDABLE!

BIENESTAR PERSONAL

Además de la nutrición y la actividad física, no debemos descuidar nuestro bienestar personal. Estas fechas pueden ser una fuente de emociones intensas y de estrés organizativo. Para mantener en equilibrio nuestro bienestar emocional, nada mejor que planificar de antemano cada evento, rodearnos de nuestras personas cercanas, charlar, reír, e incluso dar un paseo al aire libre con ellos. Todo ello nos ayudará a oxigenarnos y a rebajar la tensión arterial. También es importante mantener buenos hábitos de descanso. Durante las fiestas hay días en los que los horarios se ven alterados y la hora del sueño se retrasa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dormir al menos 6 horas al día, siendo lo ideal 8 horas. Intenta cumplirlo y si te cuesta conciliar el sueño, recuerda que puedes realizar ejercicios, meditación, técnicas de respiración o tomar un baño relajante.


centromedicoestacion